Degustar un vino es un arte que requiere práctica, paciencia y conocimiento. Aunque puede parecer intimidante al principio, con un poco de orientación y un enfoque adecuado, puede ser una experiencia agradable y enriquecedora.

Aquí hay algunos consejos para ayudarte a degustar un vino como un experto.

  • Preparación: Asegúrate de tener un ambiente adecuado para degustar el vino. La luz debe ser suave y la temperatura adecuada para el tipo de vino que estás degustando. También es importante tener una copa de vino adecuada para degustar el vino.
  • Observación: Antes de probar el vino, tómalo en tus manos y examina su color y claridad. Luego, inclina la copa y observa la intensidad de color del vino. Un vino típico joven suele ser más claro, mientras que un vino maduro tiene un color más profundo y intenso.
  • Oler: Una vez que has examinado el vino, inhala profundamente por encima de la copa. Presta atención a los aromas y trata de identificarlos. Puedes detectar aromas frutales, florales, hermosos, especiados, terrosos y muchos otros.
  • Probar: Toma un sorbo pequeño de vino y déjalo en la boca. Espera que el vino se impregne por toda ella para que puedas sentir su textura y sabor. Presta atención a cualquier sensación de acidez, dulzura o amargor en la lengua.
  • Evaluación: Una vez que has probado el vino, trata de evaluarlo en función de sus características. ¿Es el vino suave o áspero? ¿Es su textura ligera o pesada? ¿Es el vino ácido o dulce? ¿Tiene un sabor fuerte o suave?
  • Maridaje con la comida: Si estás degustando un vino con una comida, trata de maridarlos adecuadamente. Un vino fuerte y robusto suele ir bien con carnes fuertes y guisos, mientras que un vino más suave y afrutado suele ser una buena opción para pescados y aves.
  • Toma de notas: Es una buena idea tomar notas sobre el vino que estás degustando. Escribe su apariencia, aroma, sabor y textura para que puedas compararlos con otros vinos en el futuro.
  • Disfrútalo: Por último, pero no menos importante, disfruta el vino.

Un poco de historia sobre la degustación de vinos

La degustación de vinos es una práctica que se remonta a miles de años atrás. La evidencia arqueológica sugiere que los antiguos egipcios, griegos y romanos disfrutaban del vino y utilizaban diversos métodos para probar su sabor y aroma.

Durante la Edad Media, los monjes europeos desempeñaron un papel importante en el desarrollo de la degustación de vinos, al cultivar uvas y elaborar vino en monasterios.

También se cree que los monjes desarrollaron la primera clasificación de vinos, basada en su color, sabor y aroma.

En los siglos XVIII y XIX, la degustación de vinos se convirtió en una actividad popular entre la nobleza europea. En este período, surgieron sociedades vinícolas y se establecieron normas para la degustación y la clasificación de los vinos.

También se desarrollaron técnicas para catar el vino, que incluyen la observación del color, el olor y el sabor.

En el siglo XX, la degustación de vinos se ha convertido en una práctica más accesible para el público en general. Se han establecido escuelas y cursos de cata de vinos en todo el mundo, y las técnicas de degustación se han refinado aún más.

Hoy en día, la degustación de vinos es una práctica común en todo el mundo, y es considerada una forma de arte.

Muchas personas disfrutan de la degustación de vinos como un pasatiempo.

En conclusión, la degustación de vinos tiene una rica historia que se remonta a miles de años atrás. A través de los siglos, esta práctica ha evolucionado y se ha perfeccionado, y se ha convertido en una forma de arte y una forma de apreciar la cultura y la historia detrás de cada botella de vino.

En Sirabis te animamos a degustar nuestros vinos más vendidos